Martes, 07 Julio 2020
$ £

Cómo vestirse en invierno: protegerse del frío sin parecer una cebolla

Con el invierno llega la temporada de la ropa caliente, los tejidos gruesos y los looks para combatir el frío. El problema de esta época es que muchas veces no sabemos qué ponernos y optamos por la solución más fácil: utilizar piezas que nos poníamos en otras estaciones e ir añadiendo más y más capas. Primer error.

SELECCIONAR LA ROPA ADECUADA


 

Para poder lucir un look perfecto, sea el lugar que sea y haga el frío que haga, lo mejor es saber seleccionar el tipo de piezas que combinan mejor y que te protegen más eficientemente. Lo mejor que puedes hacer es descartar la ropa que sea ligera y caliente a la vez. Sin necesidad de que sean piezas demasiado gruesas.

Lo primero que debes hacer es descartar las prendas finas y frescas, aquellas que utilizábamos en otras fechas. Podemos utilizar las más ajustadas como ropa interior, siempre y cuando sean algo más calientes. Aunque sí que podemos utilizar unas piezas térmicas que son finas, ajustadas, cómodas y básicas. Protegen perfectamente y mantienen tu cuerpo caliente sin necesidad de utilizar varias prendas unas encima de otras.

 

Selecciona tejidos que protejan del frío
 
Selecciona tejidos que protejan del frío

 

Lo mejor es seleccionar la ropa que mantenga ciertas características comunes. Entre ellas, el material en el que estén hechas. Los tejidos más destacados son la lana, el pelo y el plumón, aunque también podemos elegir un tipo de algodón que sea más grueso que el que utilizamos de manera habitual en otras piezas básicas.

 

Todo depende de cómo esté realizado, porque el corte también es importante. Los cuellos muy anchos, las mangas acampanadas o la ropa más amplia puede dar la sensación de agobio y que parezca que vayas rellena. Para evitar sentirte como una cebolla, la solución es simple: saber combinar tejidos y utilizar la menor cantidad de ropa necesaria. Porque no por más vas a sentir menos frío.

 

JERSEY COMO PRINCIPAL ALIADO

 

Los jerséis de lana son los que mejor arreglo y que más te van a solucionar. Son calientes, amplios, cómodos y variopintos. Para ampliar la función protectora, puedes utilizar camisetas interiores finas y ajustadas, sobre todo en el caso de que la lana de la prenda principal tenga un aspecto agujereado. Además, puede convertirse en tu pieza de ropa favorita si la variedad de formas, cuellos, mangas y coloridos es la adecuada, ya que cambian el color del invierno.

 

Un consejo para aquellas personas que quieran vestir un estilo más habitual, pero sin pasar frío. El look perfecto para estas ocasiones es ir con la ropa de oficina, que tiende a ser muy fina en el caso femenino -lo masculino añade la americana y la corbata, que aportan más calor al cuerpo-, aunque solo si después se va a permanecer dentro de un lugar resguardado y caliente. A la hora de salir a la calle, lo mejor sería seleccionar una pieza de abrigo bien caliente, aunque sea más gruesa, para contrarrestar el frío del invierno.

 

 

El jersey de lana es la prenda ideal
 
El jersey de lana es la prenda ideal

 

En cambio, si se va a permanecer más tiempo a la intemperie, lo mejor es utilizar prendas más gruesas, pero sin necesidad de formar capas innecesarias, y con un abrigo más sencillo, aunque igual de caliente como los que van forrados por pelo, lana o algodón por la cara interna. Por lo tanto, de lo que depende en todo caso es el sitio al que se quiera asistir.

 

Para un estilo más casual, en vez de abrigos podemos seleccionar prendas como las chaquetas de tipo biker. Estas son piezas de abrigo ideales, aunque pueden ser un poco pesadas. Protegen perfectamente del frío y ayudan a que el viento no se cale en los huesos, por eso se utilizan para la carretera. Los hay de todo tipo y estilo: desde los más simples y sencillos hasta otros modelos más elaborados y recargados.

 

UN CUERPO CALIENTE 

Las camisas simples hay que evitarlas, en caso de que no se cuente con un abrigo que se adecúe a las necesidades del tiempo. Este consejo se mueve mucho en el ambiente del estilo de oficina, ya que son piezas de ropa perfectas para el trabajo. Por ello es necesario abrigarse convenientemente a la hora de salir a la calle, cosa que para esto no es necesario utilizar distintas capas de ropa, sino saber escoger el abrigo más indicado.

 

En el caso de las piernas, los jeans de materiales resistentes y los leggins realizados en algodón grueso son las mejores opciones para mantenerse calientes. De esta manera, los materiales igual de resistentes que utilizamos para el torso podemos emplearlos para las piernas. Que a la mente acudan las mayas de lana con estampados étnicos que tanto se pusieron de moda la temporada pasada.

 

EL TOQUE FINAL

Para completar el look de invierno lo mejor es calzarse unas buenas botas o unas deportivas de vestir, ambas que sean calientes y cómodas. Las de estilo militar para las primeras y las más modernas y cosmopolitas -a poder ser que su forro no sea de tela, que es más fresca- para el segundo modelo son ideales.

 

 

Completa tu look con complementos adecuados
 
Completa tu look con complementos adecuados

 

Para que los pies no sufran tanto, existen calcetines térmicos que pueden ayudarte en caso de que sufras más de lo normal con el invierno. Aunque el look no sería nada sin los accesorios adecuados. Los gorros ajustados, los guantes finos y resistentes y las maxi bufandas tipo manta pueden ser tus grandes aliados.

I was always somebody who felt quite sorry for myself, what I had not got compared to my friends, how much of a struggle my life seemed to be compared to others.

Newsletter

Subscribe to our newsletter. Don’t miss any news or stories.

We do not spam!